Banner

.


















Minicaster Radio Playhead



To listen you must install Flash Player. Visit

Draftlight Networks

for more info.






Da un clic en Play para escuchar la radio.

Estas escuchando a...

Cargando ...






Reproductores de Audio

Datos personales

30 julio 2008

Reflexiones Ven a Cristo

MI ALMA TIENE SED DE TI


SALMO 63,1 Dios, Dios mío eres tú; De madrugada te buscaré; Mi alma tiene sed de ti, mi carne te anhela, En tierra seca y árida donde no hay aguas.


Todos hemos visto quizás, alguna película donde uno de los personajes se encontraba en el desierto buscando un oasis para beber agua. La imagen mostraba al hombre con una sed intensa que le consumía debido al calor reinante en dicho lugar. El pasaje de este día es una figura similar a la del personaje en el desierto. Su ser interior ardía de sed, no de agua potable sino el Agua de Vida de la presencia viva de Dios. Experimentar sed espiritual es un síntoma de tener vida espiritual. A veces tenemos varios años de cristianos y nos hemos amoldado a una forma de cristianismo religioso donde pareciera que nada nos conmueve y que aún la relación con Dios es algo lejano y ritual. Carecemos de verdadera sed espiritual.


La sed espiritual siempre me guía a buscar con desesperación la presencia del Espíritu Santo para ser saciado constantemente y cada día. El pasaje de Efesios 5,18 que dice "sed llenos del Espíritu Santo", en el idioma original significa ser llenos continuamente. Así como nuestra sed natural es continua y buscamos algo fresco para beber y saciarnos, nuestro espíritu tiene otra clase de sed, por cierto más profunda, que sólo puede ser saciada por el Señor. La medida de nuestra sed espiritual es la medida de nuestro nivel espiritual con Dios. ¿Tenemos realmente sed del Dios vivo?


Sin importar los problemas, circunstancias o situación espiritual, nuestro ser anhela sentir la presencia de Dios, el diablo, que el Señor lo reprenda, tratará de estorbar nuestro caminar colocando tentaciones o distracciones que eviten que vivamos en comunión con nuestro Dios. "Oh Dios, tu eres mi Dios, te buscaré con afán", el salmista muestra la necesidad de sentir la presencia de nuestro Dios, no podemos vivir alejados de El.


"Mi alma tiene sed de ti, cual tierra seca y árida donde no hay agua", El salmista nos presenta un cuadro sumamente gráfico para ilustrar probablemente su necesidad espiritual. La tierra seca se agrieta porque el sol consume el agua que en ella hay, hasta volverse polvo, por lo cual, pierde toda su vida. Es como si la tierra gritara ¡Necesito agua, me estoy muriendo!, cuando el agua cae sobre tierra seca es absorbida rápidamente y es como si volviera a vivir. Dios aquí representa el agua que da vida, el agua que sacia y vivifica nuestro espíritu, el agua que ayuda a dominar nuestra alma, a quitar miedos, temores, culpas, angustias, amarguras, complejos, enfermedades, etc. Hoy en día nuestro Dios en su grande amor nos ha dado por medio de su hijo Jesucristo de esa misma agua, para saciar nuestra sed espiritual. "Y en el último día, el gran día de la fiesta, Jesús puesto en pie, exclamó en alta voz, diciendo: Si alguno tiene sed, que venga a mí y beba. El que cree en mí, como ha dicho la Escritura: "De lo más profundo de su ser brotarán ríos de agua viva", (Jn 7,37-38)


Su Santo Espíritu ha vivificado nuestro espíritu, alma y cuerpo, ha saciando nuestra sed espiritual, permitiéndonos sentir la presencia de nuestro Dios y Padre, Él nos consuela, nos instruye, nos redarguye, nos exhorta, nos amonesta, nos guía, intercede por nosotros, da testimonio de nuestro Salvador Jesucristo, nos revela la voluntad de nuestro Padre. No permitamos que el pecado, conformismo, los afanes de la vida, o las adversidades nos alejen de nuestro Dios y comencemos a sentir sed. Animo, Ven a Cristo y seamos como el salmista que dijo "Te buscaré con afán", Ven a Cristo y seamos como tierra seca necesitando agua (la presencia de nuestro Dios), que vivamos de gloria en gloria, que podamos vivir un evangelio victorioso, un evangelio que trascienda, que vivamos pareciéndonos a Jesucristo.



CONFESION DE FE:

MI ALMA TIENE SED DE DIOS Y SE SACIA CON LA PRESENCIA DEL ESPIRITU SANTO.


ORACION:
Me doy cuenta que no tengo sed de ti, oh Dios. Mi cristianismo se ha enfriado de tal manera que no siento desesperación por tu presencia. ¡Abre mi ojos en este día y produce en mi esa sed de tu presencia para que sólo tú puedas saciarme con tu Agua Viva!. Amén.


Ven a CrisTo

100 PRE


Alguien Ora por Ti, Alguien necesita de tu Oración

Para Oración escribe a comunidadjuvenilvenacristo@gmail.com

Si deseas recibir estas reflexiones en tu correo escribe a comunidadjuvenilvenacristo@gmail.com

Parroquia Nuestra Señora de los Ángeles, 35 calle 21-40 zona 12, Ciudad de Guatemala

No hay comentarios: